Además de que muchas personas en las etapas iniciales del Parkinson, consideran que sus síntomas son el resultado del envejecimiento normal y no buscan ayuda de un médico, el diagnóstico es a veces difícil e incierto porque otras condiciones pueden producir algunos de los síntomas de la enfermedad.

Incluso a veces los médicos pueden decirles a las personas que tienen síntomas de Parkinson cuando en realidad puede ser otra enfermedad o, a la inversa, a las personas con enfermedades análogas, puede diagnosticárseles inicialmente el Parkinson.

Siguiendo un protocolo de tratamiento establecido, el médico determina el grado en que los síntomas perturban la vida del paciente y luego lo adapta a la condición particular de la persona, puesto que no hay dos pacientes que reaccionen de la misma forma a un medicamento dado.

Por eso, obtener la dosis adecuada para una persona puede tomar algún tiempo y requerir mucha paciencia, tanto del paciente como del médico.

En la actualidad, no hay cura para la enfermedad de Parkinson, pero distintos medicamentos proporcionan alivio de los síntomas, aunque no desaparecen por completo.

En las primeras etapas de la enfermedad de Parkinson, los médicos inician a menudo el tratamiento con una o varias de las medicinas menos potentes – tales como anticolinérgicos o amantadina -guardando el tratamiento más potente, específicamente con levodopa, para la época durante la cual los pacientes lo necesiten más.

En este y el siguiente artículo, les referenciamos los principales medicamentos utilizados para contrarrestar los síntomas del Parkinson.

1. Anticolinérgicos

Los anticolinérgicos son los medicamentos más antiguos utilizados para tratar el Parkinson, pues se empezaron a usar desde comienzos del siglo XX. Reducen el temblor al bloquear la acetilcolina, una sustancia química cerebral que influye en el movimiento.

También pueden aliviar la distonía (calambres dolorosos), reducir la cantidad de saliva que se produce y, por lo tanto, pueden disminuir el babeo. pero tienen poco efecto sobre otros síntomas. Los efectos adversos potenciales incluyen visión borrosa, boca seca, estreñimiento y retención urinaria.

2. La Amantadina

Al igual que la Rimantadina, la Amantadina es un medicamento antiviral que se agrupa entre los llamados Adamantanos, que son muy efectivos contra los virus de la influenza A

La Amantadina se desarrolló inicialmente como un medicamento antiviral para tratar la influenza en la década de 1960; más tarde, se encontró que era útil en el tratamiento del Parkinson.

En 2017, una forma de liberación prolongada de Amantadina (Gocovri) fue el primer medicamento aprobado por la FDA (Administración Federal de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos) específicamente para tratar la discinesia en el Parkinson.

Como Monoterapia, históricamente se ha utilizado la Amantadina de liberación inmediata para controlar los temblores en la enfermedad de Parkinson.

En los últimos años, la amantadina también ha resultado ser útil para algunas personas en la reducción de discinesias (movimientos involuntarios) que ocurren con la medicación dopaminérgica.

3. Medicamentos Inhibidores

A. Inhibidores de la encima Monoamino oxidasa B (MAO-B)

La Monoamino oxidasa B (MAO-B) es una enzima del cuerpo que descompone varios químicos en el cerebro, incluyendo la dopamina. Por lo tanto, un inhibidor de  esta encima provoca una mayor disponibilidad de dopamina para el cerebro, lo que ayuda a mejorar algunos síntomas motores del Parkinson.

Al comienzo de la enfermedad se usan como monoterapia y posteriormente se pueden usar como complemento de otros medicamentos, incluyendo la Levodopa, para ayudar a reducir  las fluctuaciones motoras

Selegilina: También conocida como Deprenil, es un antintidepresivo, utilizado para el tratamiento de las primeras etapas de la enfermedad, como Monoterapia para la ralentización, la rigidez y el temblor; y como Terapia complementaria para fluctuaciones motoras en etapas más avanzadas.

Estudios recientes han demostrado que el medicamento retrasa la necesidad de terapia con levodopa hasta en un año o más, por eso algunos médicos, prefieren iniciar a los pacientes de Parkinson en una terapia de Selegilina debido a sus posibles efectos protectores.

Entre los efectos secundarios están:  Nauseas, boca seca, mareo, estreñimiento; imsomio y puede empeorar la discinesia.

Rasagilina ( 0.5 mg y 1 mg): Se toma una vez al día, como monoterapia para la ralentización, la rigidez y el temblor; y como terapia complementaria para fluctuaciones motoras. Sus efectos secundarios pueden ser: Nauseas, boca seca, mareo, estreñimiento y puede empeorar la discinesia.

Safinamida (50, 100 y 200 mg): Se usa como Terapia complementaria con carbidopa/levodopa para episodios “Off” y también puede ocasionar náuseas, boca seca, mareo, estreñimiento; puede empeorar la discinesia; insomnio.

B. Inhibidores de la encima Catecol-O-metil transferasa

Utilizados como Monoterapia tienen un efecto mínimo en el control de los síntomas del Parkinso. Son más eficaces cuando se usan en combinación con la levodopa para prolongar el estado  “On” (cuando los medicamentos alivian los síntomas).

Cuando el paciente toma levodopa, esta encima puede desactivarla antes de que entre en el cerebro y en el sistema nervioso central y los inhibidores de la encima impiden que esto suceda, prolongando el efecto de la Levodopa al bloquear su desintegración.

En otras palabras Tolcapona, Entacapona y Opicapona: Sirven para evitar la conversión periférica excesiva de levodopa en dopamina, aumentando la biodisponibilidad de la misma y disminuyendo los efectos secundarios. Ver cuadro explicativo a continuación

Terminamos este primer esbozo de los principales medicamentos utilizados para combatir los síntomas del Parkinson. En la segunda entrega les hablaremos de los medicamentos agonistas de la dopamina y los precursores de la dopamina.

Comparte este artículo en tus redes sociales
Share on facebook
Facebook
Share on linkedin
Linkedin

1 comentario

Estimulación cerebral para el Parkinson - Fundalianza Parkinson Colombia · 26 noviembre, 2020 a las 10:53 am

[…] en este blog, la enfermedad de Parkinson se trata a base de medicamentos (Ver el articulo: Tratamiento farmacológico del Parkinson), que en la mayoría de los casos dan buenos […]

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
Facebook
YouTube
Instagram